¿Alcornoque o Tapón sintético? 5 puntos a tener en cuenta.

15/10/2015

Por Joaquín Alberdi.

Generalmente tenemos la percepción de que los vinos que llevan tapón sintético son de mala calidad. Pero después de haber participado de charlas, focus group, y seminarios he llegado a 5 conclusiones que me gustaría compartir con ustedes, sin descalificar a los corchos de alcornoque pero reconociendo nuevas posibilidades:

1//Primero aclaremos que que ambos corchos pueden ser naturales ¡Sí, leíste bien! Los de alcornoque ya que provienen de la corteza de un árbol, y los llamados sintéticos pueden provenir del pelet de caña de azúcar.images

2//Todos los corchos de alcornoque contienen por lo menos 2 partes por millón de TCA (tricloroanisole),compuesto químico que afecta los aromas de los vinos. Aunque sólo es perceptible en nariz por encima de 5 p/m, a la vez entre el 2% y el 5% de los vinos son descartados por tener TCA, (vinos encorchados o con olor a corcho) defecto no encontramos en los tapones sintéticos.

3//Por otro lado con el uso de corchos naturales para vinos de guarda, es muy factible que con el paso del tiempo los mismos que se peguen la botella y al intentar sacarlo se desgranen. Nuevamente, con el sintético esto no ocurre. Asimismo, las botellas deben estar acostadas para que los corchos naturales se mantengan húmedos e hinchados, con los sintéticos no la estiba (guarda) puede se vertical ya que la memoria del corcho es más rápida y vuelve a su forma inicial sin necesidad de estar húmedo.

4//La porosidad puede asemejarse en una misma partida de tapones de alcornoque, pero nunca será la misma. ¡En los sintéticos es idéntica! En el primer caso la micro oxigenación no va a ser homogénea entre botellas, en el segundo caso si. A la vez si queremos tapones con mayor o menor ingreso de oxígeno el sintético nos permite las diferentes opciones.

5//Por último, el tapón sintético está compuesto de dos partes, la parte exterior llamada piel que tiene la posibilidad de adaptarse a cualquier imperfección que tenga la botella; y la otra parte del tapón llamada espuma, que puede contar con mayor o menor densidad.